fbpx
Infancia

Parque infantil en Moaña

Molestan los niños.

Molestan las niñas.

Molestan los perros, y también las perras.

Los gatos y gatas no molestan, o están en casa o se les puede atropellar.

Molesta el dolor.

Molesta la pena.

Molesta la vida. Pero la muerte aún más.

Molestan las lágrimas y se bloquean.

Molestan las tetas que amamantan. Y las que caen también molestan. 

Molestan los vicios: los ajenos.

Molestan las discriminaciones: las propias.

Molestan los bloqueos: mentales, físicos y emocionales. Todos menos los de la redes sociales.

Molestan los argumentos, las tesis, la filosofía y el pensamiento crítico.

Molesta darse cuenta de que no eres tan buenrollista como creías. Molesta mucho.

Molestan los besos. Los que te roban, los que te obligan. Pero los que más molestan son los que envidias.

Molestan las risas: las ajenas.

Molestan las cosquillas: las propias.

Molestan las promesas. Se cumplan o no.

Molestan quienes no encajan. Y quien encaja molesta. 

Molestan los gritos y las peleas. Sean propias o extranjeras.

Molestan las arrugas, los guisantes bajo la cama y sobre todo, molestan las migajas.

Molesta conformarse. Molesta quejarse. Molesta cambiar.

Molesta todo. Nada se libra.

Todo molesta cuando pones el foco en las demás.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies