fbpx

Niña chandal verde años 80 con gafas

jugando con cantos rodados

Érase una vez una niña con doble excepcionalidad, ella tenía altas capacidades pero también dislexia, esto lo supo muchos años más tarde, cuando tuvo sus propios hijos y recordó muchas experiencias de su pasado, algunas bloqueadas, ya que sufrió bullying durante muchos años. Cuando su hijo lo sufrió también todos ellos se desbloquearon y dejó al descubierto una infancia muy compleja, ya que esta niña tenía una gran capacidad para comprender y comunicarse como una persona adulta, por lo que era muy feliz hablando con personas adultas, sin embargo le resultaba muy difícil entenderse con niños y niñas de su edad. Esto hacía que esta niña se sintiera muy sola.

Es muy importante sentirse formar parte del grupo.

Con los años esta niña aprendió cómo lograr que niños y niñas se sientan fuertes y parte importante de su familia, y de su grupo de iguales.

También se hizo experta en detectar situaciones de acoso escolar y en dar opciones a los niños y niñas que padeciesen este tipo de violencias. Sin duda era una niña rara.

No jugaba con muñecas.

No le gustaba el maquillaje.

No le atraían las princesas.

A ella le gustaban los deportes.

Le encantaba montar y desmontar aparatos eléctricos.

Hacer puzzles.

Así que muy pronto aprendió que las cosas de niñas, y las cosas de niños, eran estereotipos que no tenían por qué ajustarse a la realidad. Entendió que sus gustos no la hacía más o menos niña. Y muy rápido llegaron las limitaciones: podía jugar al fútbol en el recreo pero como actividad extraescolar tuvo que ir a ballet. Podía montar y desmontar aparatos en su casa pero en el colegio tenía que coser y hacer punto de cruz.

Muchos años más tarde aprendió mucho sobre educación de género y así pudo ayudar a muchas familias a romper sus creencias limitantes. Así impulsó a muchos niños, y niñas, a seguir sus sueños, potenciar sus talentos, aunque estuvieran fuera de los estereotipos establecidos.

Como era una niña de notables, siempre la obligaron a estudiar, a hacer bachillerato, a ir a la Universidad, elegir una carrera (mejor si era de letras). La verdad es que tuvo una adolescencia muy difícil: mucho. Fue muy rebelde. Muy desobediente. Inadaptada. La mayoría de las veces tomaba las decisiones por llevar la contraria.

Algo que te puede interesar es que cuando te pasas la infancia siendo una inadaptada social, en la adolescencia te vuelves terriblemente popular a base de hacer cualquier cosa para lograr el reconocimiento público. Esto hizo que esta niña se volviera experta en inteligencia emocional y en resolución de conflictos. Luego lo acabó estudiando en la Universidad.

Ya de adulta fue capaz de motivar a decenas de adolescentes, adquirió una gran capacidad para conectar con ellos (y ellas), para enseñarles habilidades sociales y comunicativas. Ha sido capaz de mostrarles que su autoestima y autoconcepto son importantes, que cultivar sus talentos es su propia responsabilidad, que no existe el éxito fácil.

Si algo tiene esta niña es la capacidad de motivación y aprendizaje constantes. Se ha convertido en una adulta capaz de encontrar soluciones a cualquier conflicto por difícil que parezca. Ya que tiene un don: es capaz de observar patrones, de mostrarlos y ampliar la zona de confort de las personas.

Embarazada con vestido verde

Porteando en ombuhimo oxitocine

 

 Hace más de 10 años le sucedió algo absolutamente inesperado: Se enteró de que estaba embarazada. Y fue un cambio radical en su manera de entender la vida. De pronto cambiaron su centro de gravedad y sus prioridades. Se dio cuenta de lo imprescindible que es el vínculo entre ella y sus peques, aprendió sobre la teoría del apego, pedagogías, formas de crianza, lactancia, porteo, alimentación, maternidad, parto y postparto. Se le quedó marcada la frase: “Nadie sabe más de una enfermedad que la madre de un niño que la padece”.

Tuvo un primer parto y postparto muy duros, con un fuerte síndrome de estrés postraumático (sin diagnosticar) que la volvieron muy activista de la maternidad, y defensora de la infancia. Si estás en un proceso de divorcio, o de separación, ella va a hacerlo todo para que tus peques estén lo mejor posible (incluso aunque no te lo parezca). ya que esto va a suponer que, algunas veces, no te va a dar la razón. Es duro, pero necesario. Nadie sale más perjudicado y dolido de un proceso de ruptura familiar. Por eso se hizo mediadora familiar. Porque el bienestar de niños y niñas es su mayor prioridad tanto en el trabajo, como en su vida.

 

Tanto es así, que dedica parte de su vida al voluntariado en una asociación de lactancia y crianza, ayudando a muchas familias en sus comienzos. Y siempre su prioridad es el bienestar del bebé. Y para que un bebé esté bien necesita una madre y un padre (o pareja, o abuela, u otra madre) que estén bien. Que tengan toda la información y estén seguros de sus decisiones. Esta niña, ahora adulta, es experta en facilitar este proceso. Lo ha realizado con muchas familias, ahora puede hacerlo con la tuya.

 

Esta es la historia.

 

Xoana Pintos

Yo misma

explorando la naturaleza

Sin embargo, si lo que prefieres es que te presente los datos de una manera más tradicional, aquí te dejo un breve resumen de mi carrera profesional y académica:

Soy Xoana Pintos, vivo en Teo, muy cerca de mi ciudad de nacimiento Santiago de Compostela, me vine al campo en busca de calma y contacto con la naturaleza. No fue una decisión fácil, pero estar alineada con tus valores nunca lo es. He tardado años en comprenderlo.

La maternidad supuso una revisión interior y exterior de todas mis creencias y valores. Y por eso he decidido dedicarme al acompañamiento y sobretodo al empoderamiento de las familias. De tu familia. Porque una familia empoderada es una familia que está segura de sus decisiones y sabe dónde encontrar información fiable y veraz para poder hacerlo, segura de sí misma.

Te voy a acompañar en tu proceso.

Estudié y sigo estudiando porque para mí es una necesidad, siempre tengo hambre de aprendizaje y mejora.

Esto es una ventaja a la hora de enseñar porque me permite estar actualizada y darte la mejor información posible.

Quizás los estudios más relevantes a nivel académico sean:

  1. Educación Social en la Universidad de Santiago de Compostela.
  2. Máster de profesorado de secundaria en la Universidad Internacional de Valencia.
  3. Experta en Inteligencia Emocional en la Universidad Internacional de la Rioja.
  4. Asesora de lactancia en FEDALMA.
  5. Empowerment Training for Trainers con Nohemí Hervada.

A mayores sigo formándome en diversos temas transversales:

Mediación, empoderamiento, altas capacidades, género, leyes, derechos y obligaciones, infancia, alergias… Lo que me permite darte una visión global para tu proceso concreto.

Para poder ofrecerte los mejores productos y que los tengas a tu alcance tengo formación en ciencias, imagen y sonido, edición de vídeo, marketing on-line y gestión de redes sociales.

Llevo más de 25 años en el tejido asociativo, conozco bien las relaciones humanas y cómo gestionar los conflictos entre personas. Soy experta en escucha activa, en resolución creativa de problemas, en mediación. Puedo darte una visión holística de tu problema y encontrar la manera de que lo resuelvas por ti misma, sola o con tu familia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies